FRANCKE, AUGUST HERMANN (1663-1727)

FRANCKE, AUGUST HERMANN (1663-1727)
Artículo extraido de http://www.iglesiapueblonuevo.es

August Hermann Francke nació en Lübeck el 12 de marzo de 1663 y murió en Halle el 8 de junio de 1727.

 

August Hermann Francke
August Hermann Francke

Primeros años y estudios.
Cuando tenía tres años, su padre, un jurista, se trasladó a Gotha, por invitación del duque Ernesto I el Piadoso, muriendo allí unos meses más tarde. La piadosa influencia de su hogar determinó que estudiara teología. Fue educado por tutores privados y en el colegio de Gotha, donde aprobó su examen final en 1679. Tras medio año de estancia en Erfurt fue a Kiel, donde fue influenciado por Christian Kortholt, un teólogo de la tendencia deSpener. Sus memorias ilustrando este periodo muestran cuán estricto era en su disciplina personal y cómo deseaba vivir un cristianismo elevado. Tras tres años fue durante dos meses a Hamburgo bajo Ezra Edzard. Luego regresó a Gotha, siempre insatisfecho consigo mismo al ser un mero hombre ‘natural’. En 1684 continuó sus estudios en Leipzig y en 1685 consiguió su maestría en artes, recibiendo al mismo tiempo permiso para enseñar como docente privado.En Leipzig su futura tendenciapietista comenzó a manifestarse al quedar absorto en la Sagrada Escritura. Ayudó a fundar el Collegium philobiblicum para un estudio más profundo del Antiguo y Nuevo Testamento. Esos estudios bíblicos fueron muy populares y Francke confesó que en esas reuniones recibió mucho conocimiento de las verdades de la Escritura. No obstante, todavía estaba insatisfecho consigo mismo. En 1687 fue a Lüneburg para continuar sus estudios bíblicos bajo la guía del entendido superintendenteSandhagen. El periodo de Lüneburg estaba destinado a ser el punto crucial de su vida interior, considerándolo el momento de su conversión. En 1688 estaba de nuevo en Hamburgo, donde continuó sus estudios exegéticos bajo la influencia del predicador Johann Winkler, un amigo de Spener. Hacia finales de ese mismo año regresó a Leipzig, visitando a Spener en Dresden durante dos meses en el camino. La relación con este hombre ejercería una gran influencia sobre Francke, quedando unidos ambos por un lazo de cordial afecto, ayudándose mutuamente en sus tareas y manteniendo correspondencia hasta 1702.

Su obra en Leipzig, Erfurt y Halle.
Tras el regreso de Francke a Leipzig en febrero de 1689 y la vuelta a la actividad de su labor académica anterior, su influencia comenzó a dejarse sentir en más amplios círculos. A sus clases, que eran principalmenteexegéticas, asistieron muchos, hasta el punto que los más grandes auditorios a duras penas podrían dar cabida a sus oyentes; igualmente por sus sermones y su relación personal con los estudiantes, fue el originador de un movimiento que echó profundas raíces en las mentes de sus oyentes, estando destinado a influenciar profundamente su fe personal, mediante una consciente devoción a Cristo. Era inevitable que su éxito provocara envidia, debiendo admitirse que no todo en el movimiento de Francke y sus amigos era recomendable, como por ejemplo el desdén por la ciencia y el estudio sincero filosófico, unido a la auto-complacencia entre quienes solo superficialmente eran animados por el Espíritu. El principal oponente de Francke fue su colega J. B. Carpzov, a cuya instigación la facultad prohibió la continuidad del Collegia biblica e instituyó una investigación formal contra Francke, siendo el resultado que tuvo que limitarse a dar clases de naturaleza filosófica. En 1690 gratamente aceptó una invitación de la iglesia de los agustinos en Erfurt, donde desarrolló de manera extraordinaria su actividad en el espíritu del cristianismo pietista. Los estudiantes de Jena y Leipzig le siguieron a Erfurt, sintiéndose su influencia más allá de esa ciudad. Pero sus oponentes se levantaron de nuevo e instituyeron una comisión que tuvo como resultado su dimisión del puesto (1691). Entonces fue a Gotha y de allí a Berlín, invitado por Spener. Por la influencia de éste recibió una parroquia en 1692 en Glaucha, actual suburbio de Halle y al mismo tiempo la cátedra de griego y lenguas orientales en launiversidad de Halle. Aquí se halló en medio de un círculo de hombres de línea similar que seguían a Spener. La oposición del clero de la ciudad fue vencida. La actividad parroquial de Francke y el cuidado pastoral ejerció la más profunda y beneficiosa influencia. Sus sermones se centraban en el gran tema de la teología pietista, el pecado y la gracia. Eran alocuciones espontáneas de su interior y testimonios de su propia experiencia. Su actividad práctica vivificaba sus clases y hacía su estudio de la Biblia más provechoso para el llamamiento de sus estudiantes, teniendo a su vez su obra científica un efecto completo sobre sus sermones e instrucción religiosa. Entró en relaciones íntimas con sus colegas J. J. Breithaupt y Paul Anton, que sostenían las mismas convicciones teológicas, imprimiendo los tres hombres a la recién fundada facultad su sello característico pietista. Los principales elementos fueron un estudio profundo de la Biblia, un desarrollo del plan de salvacióncontenido en ella, sin la dogmática mecánica de la ortodoxia, la guía práctica en el desempeño eficaz del oficio de pastor y la insistencia en una conducta y vida piadosa. De acuerdo a las ideas generales de Francke sus clases trataban primero la exégesis bíblica, no estando la hermenéuticahomilética y parenética excluidas.

Sus instituciones filantrópicas.
Pero su principal actividad se centró desde el principio en su congregación. Sus eminentes dones se mostraban no solo en su cuidado pastoral, sino también en el campo de la pedagogía. En ambas esferas desarrolló la más vigorosa actividad, ejerciendo sus facultades al máximo. Predicaba dos veces en domingo, dirigía reuniones de oración diarias y catequizaba a los niños, haciendo vivitas regulares a los miembros de su congregación. En 1695 abrió su escuela para pobres, siendo la semilla de todas las demás instituciones que Francke fundó. El número de niños creció rápidamente y pronto se hicieron dependencias más grandes, al haber crecido también el número de profesores. En 1696 comenzó el Pädagogium, que atendía la educación principalmente de los niños cuyos padres vivían fuera de la ciudad, estableciéndose casi simultáneamente el asilo de huérfanos. La junta de profesores de esas instituciones consistía en su mayor parte de estudiantes pobres, quienes en compensación por sus servicios recibían alojamiento y comida. En 1697 se fundó la denominada escuela latina, para preparar a muchachos para estudios superiores. Había algo milagroso en el crecimiento y rápido desarrollo de esas instituciones, mostrando Francke un talento extraordinario en su administración. Su confianza en Dios despertó en todas partes el mismo espíritu y contribuciones voluntarias venían de cerca y de lejos, que él consideraba respuestas a sus oraciones. Cuando murió más de 2.200 niños estaban siendo instruidos en sus instituciones, entre ellos 134 huérfanos. Había 175 profesores y ocho inspectores empleados y unos 250 estudiantes recibían mantenimiento gratis. Había también una imprenta y una farmacia, que contribuía a la mejora de las instituciones.

Su servicio a las misiones y a la pedagogía.
No menos importante fue el interés de Francke en las misiones extranjeras. El orfanato con sus numerosos asistentes y profesores se convirtió durante un tiempo en un importante centro para la educación de misioneros a la India. Ziegenbalg, Plütschau y C. F. Schwarz se formaron en las instituciones de Francke y, junto con losmoravos, merece el crédito de haber inaugurado la historia de las misiones modernas en Alemania. Otra empresa llevada a cabo por influencia de Francke es el Instituto Bíblico, fundado en 1710 por el barón von Canstein, un fiel admirador de Francke. También rindió grandes servicios a la pedagogía. Al estar liberado de las restricciones de las autoridades pudo realizar algunos de sus ideales más acariciados. El principal propósito de la educación era para él llevar a los niños a un conocimiento salvador de Dios y Cristo y al verdadero cristianismo. Sin verdadero amor a Dios y al hombre, todo conocimiento le parecía hueco, considerando que el objetivo de las escuelas superiores y también de las primarias no solo era la enseñanza cristiana, sino la vida cristiana. Odiaba todo formalismo vacío e intentó por todos los medios introducir lecciones objetivas y subrayar la enseñanza en los asuntos prácticos de la vida.

Sus escritos.
Los escritos de Francke fueron numerosos, pero relativamente poco importantes. Su Pädagogische Schriften fue editada por G. Kramer, con un relato de su vida e instituciones, así como el volumen xi de Bibliothek pädeagogisher Klassiker (seg. ed., Langensalza, 1885). Su Fussstapfen des noch lebenden Gottes, un relato de sus instituciones (Halle, 1701), tuvo muchas ediciones posteriores. Éstas y otras obras suyas fueron traducidas al inglés, como Nicodemus or a treatise against the fear of man (Londres, 1706); A Letter to a Friend concerning the Most Useful Way of Preaching (1754); Faith in Christ inconsistent with a Solicitous Concern about the Things of this World, a sermon (1759); A Guide to the Reading and Study of the Holy Scripture (1813).

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.